El papel del productor musical

Hasta hace poco, el único trabajo del productor musical era supervisar el proceso de grabación de una canción o un álbum completo. Su deber principal sería programar el tiempo de estudio, mantener a todos los miembros de la banda a tiempo y proporcionar un segundo oído para un sonido en particular. El productor musical era básicamente el líder: la persona que uniría todo. Actuarían como puente entre el sello discográfico y el artista. Se asegurarían de que el artista estuviera completamente satisfecho y de que se cumplieran todas sus necesidades musicales. Si bien el productor musical de hoy todavía puede hacer estas cosas, el trabajo general se ha vuelto más interactivo.

Se espera que los productores de música de hoy superen todo el proceso de la canción. Están involucrados en todo, desde la preproducción, la postproducción hasta la masterización. El productor debe ser un experto en todos los aspectos del proceso de creación musical. Debe ser un músico sólido, o tener conocimientos superiores de teoría musical. También debe comprender el aspecto de ingeniería del proceso de grabación. También es necesario un sólido conocimiento del negocio de la música. El productor se comunicará de un lado a otro entre los artistas/músicos, el ingeniero de grabación y la compañía discográfica, por lo que es extremadamente importante que hable el idioma de los tres.

En la mayoría de los casos, se espera que el productor musical sea el compositor y el ingeniero de una canción en particular, e incluso de proyectos completos. Esto se encuentra más comúnmente en el hip hop, el r&b y otras marcas de música popular. En estos géneros se espera que el productor precomponga el instrumental, e incluso a veces escriba y grabe el gancho. Algunos productores colaborarán con otros cantautores y compositores para diseñar canciones completas empaquetadas para venderlas por grandes ganancias y recortes de regalías. El salario de un productor musical típico puede variar. En el pasado, conseguir un trabajo como productor musical para una compañía discográfica le daría un ingreso muy saludable.

El papel del productor musical definitivamente ha cambiado de lo que era hace unos sesenta años. A lo largo de todos estos cambios, una cosa sigue siendo cierta: adquirir un buen productor es un paso necesario para el éxito de un acto musical. Esto no solo aporta la experiencia musical a una canción de la que un artista puede carecer, sino que cuando los artistas se unen a productores conocidos, se sabe que produce un gran éxito. Si un artista con poco o ningún entusiasmo obtiene la producción de un gran nombre como Dr. Dre o Timbaland, esto podría dispararlo potencialmente a la cima de las listas. Después de todo, es por eso que les pagan tanto… ¿verdad?

Deja un comentario